Las mejores recetas fáciles y rápidas
Consejos de cocina

Errores comunes en la cocina que cualquiera puede cometer

Errores comunes en la cocina que cualquiera puede cometer

Por el simple hecho de ser humano, todo cocinero tendrá en algún momento lonas en la cocina. Los errores incluyen poner sal en lugar de azúcar en una mezcla, entre otras cosas. Los cocineros considerados creativos son capaces de corregir hábilmente el error, pero un cocinero inteligente suele poner en marcha planes para asegurarse de que el error no se cometa en primer lugar. Si escuchas suficientes historias de amigos, familiares o conocidos, conocerás algunos de los errores más comunes que pueden ocurrir en la cocina y que son evitables. Algunos de ellos se comparten a continuación.

  • Cuando no pruebas a intervalos regulares

Resultado: Las texturas/sabores de un plato por lo demás muy bueno no están en equilibrio ni son apetecibles.

No probar puede ser crítico. No todos los ingredientes de las recetas son correctos siempre. Las estimaciones o los tiempos de cocción y los resultados serán diferentes y estarán determinados por el ingrediente, la altitud, la estufa y muchos otros factores. Por lo tanto, su paladar debe ser la herramienta de gestión.

  • No se lee la receta completa antes de empezar a cocinar

Resultado: sabores apagados, ingredientes omitidos/pasos incompletos.

A veces la información que aparece en la parte superior de la receta no incluye todo. La receta debe leerse con atención y detenimiento antes de empezar a cocinar. Haz lo que hacen los expertos: reúne los ingredientes, prepáralos y prepárate bien antes de encender el fuego.

  • Se hace una sustitución descuidada en la cocina

Resultado: La base química del plato particular se destruye.

Es una tentación y un reto bastante común en la cocina saludable utilizar sustituciones particulares. Algunos cocineros hacen sustituciones y utilizan ingredientes con menos grasa en lugar de cambiar un poco la química en la cocción, pero siguen captando el corazón del plato.

  • Hervir en lugar de cocer a fuego lento

Resultado: Un plato seco, duro o nebuloso.

Este es un error muy común en la cocina. La cocción a fuego lento se produce cuando la superficie del líquido se rompe cada uno o dos segundos por una burbuja. Si el burbujeo es más vigoroso, es que se está produciendo. La distinción entre ambos puede determinar el resultado crucial de un plato.

  • El chocolate está sobrecalentado

Resultado: el chocolate estará separado, carbonizado o granulado en lugar de la rica consistencia cremosa esperada.

El método más idóneo para fundir el chocolate es moverlo lentamente, calentarlo suavemente y retirarlo del fuego antes de que esté completamente fundido, y luego removerlo hasta que esté suave. Si se utiliza el microondas, parar cada 20-30 segundos y remover. Si lo que se utiliza es el baño de agua, asegúrese de que la olla de cocción lenta y la ebullición se llevan a cabo. Hay que tener en cuenta que es bastante fácil estropear el chocolate y que, desgraciadamente, no se puede arreglar.

  • La mantequilla es demasiado blanda

Resultado: los bizcochos se extienden en exceso o tienen demasiada densidad en la tarta.

Esto es común: usar el microondas para ablandar rápidamente la mantequilla. Para que tenga la consistencia adecuada, déjela reposar a temperatura ambiente durante unos 30-45 minutos. La mantequilla se puede cortar en porciones tan grandes como una cucharada para acelerar el proceso, pero siempre a temperatura ambiente.

Una mantequilla demasiado blanda dará lugar a una masa de galletas que parece una pasta, que se extenderá demasiado al hornearse y que se deformará. La crema es importante para crear pasteles suaves y la mantequilla demasiado blanda no será lo suficientemente cremosa.

  • Los productos lácteos bajos en grasa se sobrecalientan

Resultado: cuajada o «rotura» de la leche que da lugar a un plato granulado de queso, pudín o helado.

Algunos cocineros, sobre todo los nuevos, a veces desconocen que, aunque la nata puede hervirse, otros tipos de productos lácteos no pueden y, en cambio, se cuajan. Se recomienda encarecidamente que los productos lácteos bajos en grasa se cocinen sólo a 180° o menos.

Para evitar que se cuaje, se debe utilizar un termómetro de pinza; debe ser de calor bajo o medio-bajo. Si se produce un cuajado, debe desecharse y comenzar de nuevo el proceso. Si desea hervir, utilice harina o almidón de maíz para evitar que se cuaje; estabilizará la leche y también la espesará.

  • No está familiarizado con el funcionamiento del horno

Resultado: los alimentos se cocinan demasiado lentamente o de forma aleatoria.

La mayoría de las veces, los hornos que se ajustan a 350° se calientan a este nivel, pero muchos no funcionan de manera diferente – especialmente los caros y otros funcionan de manera diferente a medida que envejecen. Utilice el termómetro del horno en todo momento. Conozca los puntos calientes, ya que éstos han provocado que pasteles que deberían tener la parte superior plana salgan ondulados.

  • No es demasiado cuidadoso a la hora de medir los ingredientes

Resultado: pasteles duros, secos, gomosos y otros problemas de textura.

Al hornear ligeramente, el uso de menos aceite y mantequilla puede distraer otros errores de medición. Por ejemplo, para un cocinero, una taza de harina puede ser otra «taza» de otro cocinero. Esto se debe a que algunos cogen la harina de una caja y empacan el vaso medidor hacia abajo o golpean el vaso medidor sobre una superficie y ponen más harina en él cuando se hace el hueco. En ambos casos, habrá un exceso de harina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *