Las mejores recetas fáciles y rápidas
postres

Introducción a la decoración de pasteles

Introducción a la decoración de pasteles

La decoración de pasteles puede ser un pasatiempo divertido y gratificante. Cuando eres nuevo y acabas de aprender a decorar pasteles, hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de obtener grandes resultados. En esta guía, compartiremos algunos consejos y trucos para ayudarte a empezar con esta fabulosa afición.

La práctica hace la perfección

Aprender cualquier habilidad nueva requiere tiempo y paciencia, especialmente cuando se trata de una habilidad física. Se necesita tiempo para que las manos y el cerebro trabajen juntos. A medida que practiques, verás que tu mano se vuelve más estable, te vuelves más rápido y adquieres un nuevo nivel de confianza.

Empieza practicando el glaseado y dedica tiempo a hacer varias flores y decoraciones. Lo mejor es practicar todos los días durante un tiempo y perfeccionar una flor antes de pasar a la siguiente. Tras unas semanas de práctica, combina lo que sabes y decora tu primera tarta.

Gran plan = Pastel increíble

La mejor manera de acabar con una tarta fabulosamente decorada es hacer un poco de planificación. Antes de hornear el pastel o mezclar el glaseado, tómate el tiempo de planificar tu diseño en un papel. Si te gusta ver las cosas a tamaño real, utiliza papel de carnicero cortado a medida para planificar tu diseño. Empieza con las letras que piensas hacer para tener suficiente espacio; muchos principiantes empiezan con decoraciones, así que añaden palabras en letra minúscula para que quepan.

Otra ventaja de planificar primero en papel es que tendrás una plantilla que seguir. Además, si vas a probar nuevas decoraciones o técnicas de pastelería, tendrás una lista de todas las flores y decoraciones diferentes que necesitarás hacer y podrás practicar las más difíciles por adelantado.

Los errores son el mejor maestro

Es un hecho que cometerás errores cuando empieces a decorar pasteles. Lo importante es aprovechar cada error como una oportunidad de aprendizaje. Si alguna vez llegas al punto en que sientes que un pastel no tiene solución, tómate un descanso y vuelve a él con ojos nuevos. El glaseado siempre se puede quitar. Ponte como objetivo no tirar nunca una tarta porque creas que la decoración no ha quedado bien. Identificar los principales problemas y trabajar en ellos. Tenga cuidado de no tener demasiadas expectativas. Si eres nuevo en la decoración de tartas, no esperes ser capaz de hacer una tarta de boda de tres pisos con intrincadas decoraciones de fondant y pasta de goma en tu primer intento.

Decorar tartas puede darte una gran sensación de logro. Recuerda practicar a menudo, tener un plan y aprender de tus errores y estarás produciendo pasteles bellamente decorados en poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *